¿Cuál es el costo del cambio de 110v a 220v? Precio, Tarifas y diferencias

Para cambiar de un voltaje de 110v a 220v, hay una inversión inicial que oscila entre los 200 y 500 pesos. Este costo se justifica en el trabajo y los recursos necesarios para realizar la producción y distribución del servicio eléctrico.

Si te estás preguntando cuál es la tarifa CFE para 110 y 220, debemos decirte que, independientemente de la carga, las tarifas de la CFE son las mismas. Las tarifas domésticas aplican para conexiones de baja tensión, igual o inferior a 1,000v, y que no son consideradas de alto consumo.

Para llevar un registro adecuado de tus facturas eléctricas, es esencial comprender cómo se calculan estas tarifas. Por ejemplo, se cobra un monto de 0,831 pesos por cada uno de los primeros 75 kilowatts/hora consumidos en el rango básico. Para el consumo que excede este rango, se aplica una tarifa de 2,802 pesos por cada kilowatt/hora extra.

Índice
  1. Entendiendo el voltaje
  2. Pasos para cambiar de 110v a 220v
  3. ¿Cuáles son los requisitos para el cambio de luz de 110 a 220 en la instalación eléctrica?
  4. ¿Cuáles son las ventajas de cambiar de 110v a 220v?
    1. Menor consumo de corriente
    2. Mejor aprovechamiento de la capacidad del medidor
    3. Preparación para el futuro
  5. Relación entre Medidores Eléctricos y Cargadores de Vehículos Eléctricos

Entendiendo el voltaje

El voltaje es, básicamente, la fuerza que impulsa la electricidad a través de un circuito. Tenemos dos variantes comunes en México: 110v y 220v.

El voltaje de 110v es la opción estándar para la mayoría de los hogares, ya que ofrece un equilibrio entre seguridad y eficiencia para los electrodomésticos comunes. Sin embargo, si posees un negocio o tienes equipos en casa que requieren un suministro energético superior, es posible que necesites la opción de 220v. Este voltaje, aunque supone un riesgo eléctrico ligeramente mayor, permite un manejo energético más eficiente para equipos de alto rendimiento.

Pasos para cambiar de 110v a 220v

El primer paso para este cambio implica la modificación de la acometida, tarea a cargo de la CFE. Es crucial que hagas una solicitud formal de incremento de carga, especificando que quieres pasar a un suministro bifásico en baja tensión para utilizar equipos de 220v.

Además, tendrás que cambiar tu interruptor principal por uno adecuado para este nuevo sistema. Se recomienda un interruptor Riel Din de mínimo 4 módulos, para uso en exteriores. También es necesario instalar las térmicas de 40A, y desde este interruptor, que debe estar separado del medidor, se deben extender líneas de calibre 8 AWG hasta el centro de carga de distribución interior.

Por otro lado, es crucial tener en cuenta que este proceso requiere la asistencia de un electricista profesional para completar la instalación. Este experto te orientará sobre qué equipo comprar, el calibre del cable que necesitas y la capacidad de las termomagnéticas que debes instalar, entre otros detalles.

¿Cuáles son los requisitos para el cambio de luz de 110 a 220 en la instalación eléctrica?

Para solicitar el cambio a la CFE, necesitarás contar con:

  • Cable de cobre thw calibre 8.367 mm2 (8 awg) desde la mufa hasta el interruptor. El forro del conductor neutro debe ser de color blanco.
  • Base enchufe de 4 terminales de 100A con quinta terminal.
  • Reducción de 32 mm (1 1/4″) a 12,7 mm (1/2″).
  • Tubo conduit de pared delgada de 12,7 mm (1/2″) de diámetro.
  • Aro para base enchufe de acero inoxidable.

Importante: El medidor de la CFE debe estar ubicado en el límite exterior frontal de la residencia.

¿Cuáles son las ventajas de cambiar de 110v a 220v?

El cambio de voltaje en el servicio eléctrico doméstico, de 110v (técnicamente 127v) a 220v, puede aportar diversas ventajas. En este sentido, es importante entender cómo funciona cada sistema y cómo este cambio puede beneficiar a los hogares.

Menor consumo de corriente

Los dispositivos de alto consumo energético, como los calentadores eléctricos, acondicionadores de aire, calefactores, estufas eléctricas, secadoras y calentadores de agua eléctricos, suelen funcionar con 220v. Esto se debe a que, al operar con un voltaje mayor, la corriente que circula por los cables y las pastillas es menor, aproximadamente la mitad.

Por ejemplo, un calentador de 1270 watts que funciona a 127 voltios consume una corriente de 10 amperios, mientras que un calentador de 1270 watts que funciona a 220 voltios consume una corriente de solo 5.8 amperios. Por lo tanto, se reduce la probabilidad de sobrecargar la instalación eléctrica y evitar posibles problemas de calentamiento excesivo o daño a los circuitos.

Mejor aprovechamiento de la capacidad del medidor

Los medidores eléctricos domésticos generalmente tienen un límite máximo de 100 amperios. Al disminuir la cantidad de amperios requeridos por los dispositivos, se puede utilizar la capacidad del medidor de manera más eficiente, sin sobrepasar su límite.

Preparación para el futuro

La creciente utilización de energías alternativas, como la solar, y el incremento de la electrodomésticos de alto consumo, como los vehículos eléctricos, están empujando a las instalaciones domésticas a ser más robustas y capaces de manejar mayores cantidades de corriente. Con un servicio de 220v, la instalación eléctrica estará más preparada para estas exigencias futuras.

Relación entre Medidores Eléctricos y Cargadores de Vehículos Eléctricos

Recientemente, uno de nuestros lectores nos hizo una observación muy interesante que merece una discusión más detallada. Nos preguntaba sobre la aparente discrepancia entre la capacidad máxima de los medidores de luz, que es de 100 amperios (amp), y la recomendación de utilizar una terminal de 40 amperios, especialmente en el contexto de los nuevos cargadores para vehículos eléctricos que pueden requerir hasta 48 amperios. Esta pregunta es particularmente relevante en un momento en que los vehículos eléctricos están ganando popularidad y la infraestructura eléctrica doméstica enfrenta nuevos desafíos.

Para comenzar, es crucial comprender que la capacidad de 100 amperios de un medidor eléctrico refleja el máximo flujo de corriente que el dispositivo puede manejar de forma segura y continua. Esta capacidad está diseñada para cubrir las necesidades típicas de una vivienda, incluyendo varios electrodomésticos y dispositivos en uso regular.

Por otro lado, la recomendación de utilizar una terminal de 40 amperios se basa en normas de seguridad y eficiencia. Estas recomendaciones tienen en cuenta la infraestructura eléctrica promedio y buscan prevenir la sobrecarga del sistema, garantizando así un funcionamiento seguro y eficiente. La razón de esta diferencia entre la capacidad del medidor y la recomendación de la terminal se centra principalmente en mantener un margen de seguridad.

Ahora, al introducir en la ecuación los cargadores de vehículos eléctricos que requieren hasta 48 amperios, nos encontramos con un desafío interesante. Si un hogar usa un cargador de alta capacidad en una terminal de 40 amperios, existe el riesgo de acercarse peligrosamente o incluso superar el límite de seguridad recomendado. Esto podría resultar en sobrecargas y posibles riesgos de seguridad.

Ante este escenario, existen varias consideraciones y soluciones posibles:

  1. Actualizar la Infraestructura Eléctrica: Una solución podría ser la instalación de un medidor con mayor capacidad o una revisión completa del sistema eléctrico del hogar. Esto permitiría manejar de manera segura cargas más altas. Sin embargo, esta opción puede ser costosa y debe ser evaluada y realizada por profesionales calificados.
  2. Cargadores de Vehículos Eléctricos con Amperaje Ajustable: Otra opción sería optar por un cargador de vehículo eléctrico que permita ajustar su amperaje de carga. Esto podría ayudar a evitar que la carga exceda la capacidad segura de la terminal eléctrica del hogar.

Es vital que los propietarios de viviendas consulten con un electricista calificado o con su proveedor de servicios eléctricos local para asesorarse adecuadamente. Un profesional puede proporcionar recomendaciones basadas en las características específicas del hogar y las normativas locales, garantizando así una solución segura y eficiente.

La pregunta de nuestro lector pone de relieve la importancia de estar informados y preparados para las necesidades cambiantes de nuestra infraestructura eléctrica, especialmente en una era donde la tecnología y las necesidades energéticas están en constante evolución. Agradecemos esta observación y esperamos que esta reflexión sea de utilidad para todos nuestros lectores que consideran la adopción de vehículos eléctricos y las implicaciones que esto tiene en sus hogares.

En resumen, cambiar de un voltaje de 110v a 220v en México es un proceso que conlleva varios pasos y una inversión inicial. Esperamos que con este artículo tengas una mejor comprensión de lo que se necesita para llevar a cabo este cambio. Recuerda, si tienes dudas, siempre es recomendable contactar a un electricista certificado o a un representante de la CFE.

Más temas de interés:

  1. Avatar Alejandro dice:

    Excelente post, información clara y sencilla. Creo que algo que podría aclarar es comentar la razón de que el medidor soporte 100 amp, la termina recomendada sea de 40 amp. Ya que como bien comentas los nuevos cargadores para vehículos eléctricos son de hasta 48 amp.

    1. Eduardo Cruz Eduardo Cruz dice:

      Muchas gracias por su valoración y por la sugerencia. Como podrá comprobar hemos ampliado el artículo para dar cabida a la interesante reflexión que nos plantea. Un cordial saludo.

  2. Avatar Josue GTRZ dice:

    Valiosisima informacion, se agradece el esfuerzo

    1. Eduardo Cruz Eduardo Cruz dice:

      Muchas gracias por su comentario, Josue.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir